0%
Don Vicente Carranza Escudero

El coleccionista Vicente Carranza

(Fuente: http://www.museocomarcaldaimiel.es/La-Coleccion/Planta-baja.html)
retrato vicente carranza

La Colección Carranza de cerámica está considerada por los expertos como la más importante de España. Importante por la calidad (están representados los centros cerámicos más importantes de España y del extranjero) y la cantidad de las piezas, en torno a 5.000; al tiempo que es también una de las mejor conocidas, gracias a la cantidad de exposiciones que se han celebrado teniendo a esta colección como referencia, al tiempo que han sido publicados los catálogos de cada una de ellas, convertidos en obras de obligada consulta por su importancia.

En Daimiel, al igual que sucede en el Museo de Santa Cruz en Toledo o el Real Alcázar de Sevilla (donde también se encuentran expuestas sus cerámicas) vamos a tener la oportunidad de contemplar una selección de piezas cerámicas, paneles y loza de los principales centros cerámicos tanto de España como del extranjero.

Comenzamos contemplando paneles procedentes de Sevilla con dos buenos ejemplos: uno de ellos es un panel compuesto por numerosos azulejos de temas de montería realizados en el siglo XVIII, inspirados en la cerámica holandesa del tipo Delft. Junto a éste un panel de azulejos de arista de motivos de repetición, en este caso del siglo XVI.

Frente a estos paneles, uno toledano del siglo XVI también de arista y con motivos muy empleados en el Renacimiento, nos da idea de cómo se podían decorar las estancias palaciegas.

Portugal, nuestro país vecino, importante centro productor cerámica está magníficamente representado: cuatro paneles sirven como ejemplo para mostrarnos la destreza de los ceramistas portugueses. Dos de estos paneles son de gran formato, se trata de una escena de Tobías y el Ángel (Lisboa, s. XVIII). El otro gran panel (Lisboa, s. XVIII) nos muestra una escena pastoril. Se completa la muestra de paneles de Lisboa con un panel de azulejos de repetición del siglo XVII y otro azul que muestra un cesto con frutas enmarcado en un orden arquitectónico del siglo XVIII.

Holanda como importante centro productor y difusor de cerámica está también representado con dos paneles de estilos distintos: Uno de ellos es una composición de azulejos con distintasescenas de tipo cotidiano (Holanda, s. XVIII), hay vistas de paisajes, cestos de flores y frutos… El otro presenta escenas del Antiguo y Nuevo Testamento (Holanda, s. XVIII). La maestría de estos artesanos está patente en la calidad que presenta en el dibujo, llegando a parecer pequeñas miniaturas.

SALA CARRANZA DETALLE

En cuanto a otros centros peninsulares como Cataluña, se nos muestran dos paneles de azulejos patronímicos (ambos del s. XVIII) que representan uno a S. Cristóbal y otro a S. Juan Bautista. Ambos muy coloristas aunque populares en cuanto al dibujo.

Del gran centro cerámico peninsular del siglo XVIII, Valencia, el primero de los paneles es curioso y atípico por la temática que trata. Es un asunto cotidiano, y a pesar de estar muy castigado, pues fue utilizado de suelo, todavía deja ver el dominio con el dibujo y con los esmaltes alcanzado por los ceramistas valencianos del siglo XVIII. El otro panel vuelve a retomar la temática religiosa: se trata de San Blas junto a San José y el Niño, éste de una gran calidad técnica.

La sala se completa en vitrinas con una selección de cerámica talaverana. No podemos obviar que Talavera de la Reina se convierte durante la Edad Moderna en el principal centro cerámico de España, fundamentalmente gracias al auspicio real, que propició que diseños y azulejos de esta población pasaran a decorar los Sitios Reales.

En las vitrinas encontramos cerámica de la apreciada serie tricolor del siglo XVII, junto con piezas de la serie azul (s. XVIII) o una nutrida representación de la serie polícroma, también del siglo XVIII: platos, cuencos, vaseras, jarrones…

Al fondo de la sala, una impresionante pila bautismal o fuente de comienzos del s. XX, decorada con elementos vegetales y cabezas femeninas en la taza sirve como colofón a este recorrido por la cerámica de Talavera.

También en la planta baja, podemos disfrutar del Gabinete del Coleccionista, una sala decorada y ambientada a la moda del siglo XIX, con abundante número de piezas cerámicas, nos permite adentrarnos en la piel del coleccionista, un espacio donde se encerrará a estudiar, investigar y restaurar las piezas que forman parte de su colección.

El Museo de Santa Cruz, en Toledo

Fuente: http://viajarconelarte.blogspot.com.es/2012/11/toledo-monumental-i-el-hospital-de.html

La Sección de Artes Decorativas ocupa las alas sur y este de la segunda planta del patio de Covarrubias y expone una parte de la espectacular Colección Carranza de cerámicas y azulejos, una de las más importantes de España, en depósito en el museo desde el 2001. Son 336 piezas de gran calidad procedentes de España y Portugal y alguna de Holanda, datadas entre los siglos XV y XX y que fueron agrupadas a lo largo de 50 años por don Vicente Carranza, un manchego natural de Daimiel dedicado al comercio de cerámica desde su juventud. Fundamentalmente destacan los paneles de azulejería portuguesa, expuestos en las crujías exteriores del patio, y las piezas de Talavera de la Reina, gran protagonista de la exposición.

14

Paneles de azulejería portuguesa en la crujía exterior este

15

Panel de azulejo portugués de fines del siglo XVIII

16

Recreación del “gabinete de coleccionista” de don Vicente en uno de los ámbitos del museo

17

Una de las salas de la Colección Carranza

Esta colección fue inaugurada por miembros de la Casa Real, SS AA RR los Duques de Lugo: la Infanta Elena y Jaime de Marichalar, el Presidente de la Comunidad de Castilla La Mancha don José Bono Martínez, autoridades civiles y militares, académicos  y máximas personalidades de Toledo.

Firma de la Infanta Elena Duquesa de Lugo en Santa Cruz
Placa Museo de Santa Cruz