0%
Paz y Cia es sin lugar a dudas de las sociedades familiares mas antiguas de España, siendo hoy la decana en Madrid.

Su dedicación ha sido siempre a potenciar la cerámica española, la tradicional, la que tratamos de mantener en nuestras instalaciones mientras quede un artesano realizando murales de cuadros famosos y de temas religiosos.

Somos de los primeros importadores de cerámicas italianas y seguimos colaborando con los grandes diseñadores.

Estamos al día a nivel mundial de las últimas tecnologías industriales en el campo cerámico.

En nuestra casa disponemos siempre de los auténticos profesionales que aconsejan en sus decoraciones.

Si algo se destaca en el universo de las manifestaciones europeas, por su genialidad, tradición, diversidad de tratamiento plástico, capacidad de adaptación a las situaciones mas variadas y por su sorprendente actualidad, es, sin duda, el azulejo.  La cerámica mural fue un reflejo de la cultura de los pueblos que ocuparon geográficamente las orillas del mar mediterráneo. A través de la poderosa influencia de las culturas de origen islámico, ésta vocación ornamental se introdujo en Europa y llegó hasta las costas del mar del norte.

El azulejo es esencialmente un elemento animador de las superficies, con propiedades de reflexión de la luz , de calor y sonido. Siendo materialmente pobre- hecho de barro vidriado-, es en su modestia donde reside su riqueza de imaginación y fantasía. Durante cinco siglos, las sucesivas generaciones se han ido habituando a los azulejos. Han ido guardando, casi imperceptiblemente, su imagen, ligada, como escenario de fondo, a los acontecimientos de su vida.

En nuestras cerámicas, es siempre la tierra el punto de partida, una tierra gris que se viste de fuego, dispuesta siempre a devolver el calor que absorbió. Una tierra que vive de aire, de sol y de silencios, que invita a la mano del hombre para ser sometida a una metamorfosis natural.

Tierra, fuego, colores que cambian, combinaciones, impactos violentos; de la fragilidad del polvo, a la solidez del soporte cerámico; del gris de la montaña, al azul de aguas muy profundas; del espacio abierto, a una forma definida. Un proceso que se repite, que no olvida su punto de partida.

Como fruto de su investigación durante toda su vida por la Cerámica Española, ha recibido compensaciones honoríficas, como:

  • Miembro como Académico Correspondiente en Madrid de dos Reales Academias de Bellas Artes.
  • Hijo predilecto y Medalla de Honor de Daimiel
  • Ciudadano de Honor de Toledo
  • Medalla al Mérito Artesanal por La Comunidad de Castilla La Mancha
  • Medalla de oro de la ciudad de Sevilla e Hijo Adoptivo de Triana
  • Medalla de Castilla La Mancha en Madrid
  • Medalla de oro de la Virgen de las Cruces por su Asociación en Madrid
  • Amén de otras menciones.