0%






Don Vicente Carranza Escudero

Presidente de Paz y Cia puede ser considerado uno de los “ceramófilos” españoles más notables del siglo XX.
Don Vicente Carranza Escudero  Presidente de Paz y Cia puede ser considerado uno de los “ceramófilos” españoles más notables del siglo XX. Es poseedor de la colección de azulejos, lozas, objetos de cerámica y retablos cerámicos más importantes de España, que tiene el gusto de compartir con todos los amantes de los barros vidriados a través de las exposiciones permanentes en su ciudad natal, el Museo Comarcal de Daimiel (desde 2005), el Museo de Santa Cruz en Toledo (desde 2001) y diversas exposiciones temporales organizadas en otros lugares, como las celebradas en Torrelodones (La Cerámica de los Austrias en 1.993), San Lorenzo de el Escorial (Talavera Azul)  y en el Claustro de la Colegial de Talavera de la Reina (Talaveras en la Colección Carranza en 1.994), en la Casa de Cultura de Daimiel (Cerámica Arte y Devoción en 1.995), en el Real Monasterio de San Clemente de Sevilla (Cerámicas de Triana en 1.996). Por ser la cerámica trianera la parte más importante de su colección. Finalmente, el 2 de diciembre de 2010, se inauguró una muestra permanente de su colección de cerámica trianera en la capital hispalense, en los Reales Alcázares de Sevilla, en el cuarto alto del Almirante en el Palacio del Rey Don Pedro I,  con el apoyo del Ayuntamiento de Sevilla y el Real Patronato del Alcázar, quedando tan solo otra parte de su colección que está instalada en el museo de lo que fue la antigua fábrica de Santa Ana, hoy llamado Centro de la Cerámica de Triana. La cesión de sus piezas es por un periodo de veinte años exceptuando la del Museo Comarcal de Daimiel que es donada a perpetuidad.

Reales Alcázares de Sevilla

Reales Alcázares de Sevilla (inauguración)

La tarea fue más fácil al dedicarse profesionalmente a la comercialización de cerámica contemporánea aplicada al revestimiento decorativo y a pavimentos. A mediados de los 50 del siglo XX  se hace cargo de la empresa del sector Paz y Cía., fundada en Madrid hace mas de un siglo, invirtiendo parte de los beneficios en la adquisición de piezas en los mercadillos de antigüedades de El Rastro (Madrid), el Jueves (Sevilla) o Las Pulgas (Paris), así como en anticuarios, salas de subastas y almonedistas, siempre acompañado de su mujer que fue, junto con él y su hijo Miguel Ángel quienes hicieron la colección. Mientras, su hija María José se dedicaba directamente a potenciar la actividad comercial de la firma.

Tiene además una de las mejores bibliotecas sobre cerámica que pueda haberse reunido. La afición la transmitió a su hijo Miguel Ángel Carranza García, su virtual continuador, a quien el destino le tenía preparado un final prematuro en plena juventud, pues falleció en 1996 a los 38 años de edad.

Vicente Carranza Escudero goza de prestigio nacional e internacional, ejerce de manchego infatigable y lleva el nombre de Daimiel por donde quiera que va. Cuenta con las más altas relaciones a nivel artístico, cultural, académico e institucional fruto de toda una vida dedicada al estudio de la cerámica, méritos que le llevaron a ser admitido en el año 2004 en la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo. Ha publicado magníficos catálogos de sus Exposiciones, y editó en 1995 el libro “Cerámica, Arte y Devoción”. Aunque conoce en profundidad la técnica cerámica, no es autor de azulejos ni retablos, pero si de diseños y proyectos de ejecución, algunos de gran envergadura, como el retablo cerámico en la Catedral de La Almudena de Madrid. A sus ochenta y siete años goza de una vitalidad y capacidad intelectual envidiable, deseando por nuestra parte muchos años más de servicio a la cerámica, el eje fundamental de su vida junto con su familia y su tierra.

Virgen de las Cruces en la Catedral de la Almudena

Virgen de las Cruces en la Catedral de la Almudena

Fue de los primeros emigrantes en la postguerra que siendo prácticamente un niño comenzó en él la ilusión del coleccionismo asistiendo a clases de las bellas artes.

Aunque lo único que le ha faltado a D. Vicente Carranza es coger los pinceles y pintar un retablo cerámico, conoce en profundidad la técnica y los secretos de los barros vidriados, y le cabe la satisfacción de ser diseñador, inspirador y promotor de la ejecución, colocación y restauración de numerosas obras en cerámica, principalmente de carácter religioso, fruto de la devoción que profesa por las bellas artes que atesora la Iglesia y el amor a la cerámica desde su juventud. Una muestra de esta faceta podemos contemplar en su ciudad natal de Daimiel, donde se conservan diversas obras donadas por él, como lo demuestran el camino de peregrinación con más de treinta capillas dedicadas a la Virgen, camino que hacía desde pequeño, el Mural de la Virgen de las Cruces y el Vía Crucis en el Monasterio de Monjas Mínimas, un convento de clausura de inolvidables recuerdos para él.

Mural Virgen Cruces en Convento Mínimas Daimiel

Mural Virgen Cruces en Convento Mínimas Daimiel

A lo largo del año 2010, con motivo de la inauguración de la Exposición en los Reales Alcázares de Sevilla que lleva el nombre de su hijo “Miguel Ángel Carranza“, el Ayuntamiento de la ciudad hispalense le condecoró con la Medalla de oro de la Ciudad y el título de Trianero Adoptivo y por parte de la Real Academia de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría su ingreso en la misma como académico correspondiente de la acreditada Academia que fundara Bartolomé Esteban Murillo.

7.-TITULO-ACADEMICO-DE-SEVILLA

Fuente: entrevista personal a cargo de Martín Carlos Palomo García, ceramófilo sevillano, con D. Vicente Carranza Escudero, en enero de 2008 y siguientes.